Archivo de la etiqueta: tradición

Olentzero: protagonista de la navidad vasca

Olentzero: protagonista de la navidad vasca

Olentzero, Olentzaro u Olantzaro es un personaje navarro de la tradición navideña vasca. Se trata de un carbonero mitológico que trae los regalos el día de Navidad en los hogares del área geográfica y cultural denominada Euskal Herria, conformada por el País Vasco y Navarra y el País Vasco francés.

Se representa como un hombre grueso, desharrapado, manchado de carbón debido a su oficio. Su característica más particular es que vive aislado de la sociedad dedicado a hacer carbón vegetal en el bosque gustándole comer y beber bien y cada invierno baja de las montañas a los pueblos. La primera referencia histórica es con los Fueros Navarros.

Su origen es previo a la cristianización de Navarra. hay constancia de la existencia en el territorio vasco de la conmemoración del solsticio de invierno y el renacimiento de la naturaleza y del sol. Su aspecto representa la destrucción de toda relación con el tiempo viejo y el recibimiento de un nuevo tiempo. El paso de un tiempo que ya muere a uno renovado y lleno de vida.

Esta hipótesis va de la mano con costumbres locales similares. En Álava, Navarra, La Rioja y La Bureba el día previo a Nochevieja viene un hombre que tiene tantos ojos como días del año, y el día de Nochevieja tantas narices como días del año. En Larráun denominan a Olentzaro “el hombre de los 366 ojos”.

El cristianismo adaptó las costumbres locales anteriores a sus nuevas creencias. El personaje Olentzero se habría convertido en el anunciador de la noticia del nacimiento de Jesús. Se dota al personaje de un significado cristiano y hogareño acorde con las enseñanzas de la iglesia católica. La comparación con el nórdico Papá Noel, en particular en el País Vasco Francés, fue absolutamente inevitable.

la pelota vasca

La pelota vasca, la piel contra la piedra

La pelota vasca es el deporte por excelencia de País Vasco. Se practica de manera tradicional, habiendo sabido guardar la aportación de otras civilizaciones. El mayor mérito de los vascos, ha consistido en adecuar el juego a sus propias características, aportando diferentes modificaciones, creando nuevas modalidades, instalaciones y materiales para este peculiar deporte.

Los primeros documentos conocidos que hacen refrencia a este juego, son algunos textos franceses del siglo XIII que mencionan dos variantes de este deporte: courte paume o palma corta, practicado por la nobleza y el clero; y longue paume o palma larga, practicado por la población en espacios abiertos.

Como norma general, requiere la participación de dos jugadores o dos equipos que, en líneas generales, golpean por turnos una pelota contra un muro denominado “frontis”, hasta que logran un tanto. La cancha en la que se practica se llama “frontón”, existiendo una variante denominada “trinquete”, una cancha cerrada con un tejadillo lateral.

La Federación Internacional de Pelota Vasca distingue entre cuatro modalidades con catorce especialidades oficiales. En dos de ellas, participan las mujeres. Se considera modalidad el tipo de cancha donde se juega, y especialidad lo que se practica en ella. Las oficiales son:

  • Trinquete: se juega a paleta con pelota de goma, a paleta con pelota de cuero, a mano y a xare.
  • Frontón de 36 metros: se juega a pala corta, paleta con pelota de cuero y mano y paleta goma maciza.
  • Frontón de 30 metros: se juega a frontenis y paleta con pelota de goma.
  • Frontón de 54 metros: se juega a cesta punta.

Hay que añadir que además de estas modalidades y especialidades reconocidas, existen otras que se practican de manera local.