Archivo de la etiqueta: historia

Conoce la historia que hay detrás de la barandilla de La Concha

Conoce la historia que hay detrás de la barandilla de La Concha

La barandilla de La Concha se ha transformado en un icono de la ciudad donostiarra. Esta barandilla bordea la Bahía de La Concha de una punta a otra y en pequeños miradores del paseo de Miracoconcha.

En el año 1910, el ayuntamiento de Donostia, aprovechando el apogeo que supuso la llegada de la reina Isabel II a la ciudad, decidió hacer una reforma integral del paso de La Concha. De esta manera, ampliaron la antigua carretera del paso del litoral, la construcción del actual voladizo sobre 96 pilares, la creación del balneario de La Perla y la colocación de dicha barandilla.

Balneario de La Perla
Balneario de La Perla

El encargado de la obra y del diseño de la popular barandilla fue Juan Rafael Alday, ya que el hasta entonces arquitecto municipal, José Goicoa, acababa de jubilarse y Alday se convirtió en sus sutituto. La barandilla fue realizada por “Fundiciones Molinao”, y se fue colocando tramo a tramo por toda la calle de los Baños, actualmente el paso de La Concha, aunque no fue hasta el año 1916 cuando el rey Alfonso XIII lo inauguró de manera oficial. La barandilla anterior, fue trasladada al Paseo de Francia.

Más tarde, en 1999 se procedió a la restauración de dicha barandilla, ya que en algunos tramos presentaba un estado muy deteriorado. Por ello, se desmontaron 127 tramos que conforman el barandillado y se restauraron uno a uno. Una vez reparados todos los problemas de oxidación y roturas, volvieron a anclarse en el mismo lugar.

En 2004, un concurso público adjudicó a la empresa Obenasa de Pamplona la renovación de la famosa barandilla entre el Naútico y la primera rampa de bajada a la playa. Se trataba de 270 metros de barandilla, 66 pilastras, que costó unos 600.000 euros aproximadamente.

¿Aún no tienes tu foto en la barandilla de La Concha? ¡Te esperamos!

Castillo de la Mota

Castillo de la Mota del monte Urgull

El monta Urgull y el Castillo de la Mota conforman un lugar de visita obligatoria para turistas.

Este Castillo se encuentra en lo alto del monte Urgull, un macizo muy rocoso ubicado al norte de la ciudad y que cuenta con una altura de 120 metros sobre el nivel del mar. Dicho monte está formado por diversas construcciones de carácter militar que han logrado sobrevivir a diferentes embates de tipo bélico.

Su antigüedad se remonta ni más ni menos que al siglo XII, cuando Sancho el Mayor de Navarra mandó construir una atalaya de defensa y levantó alrededor del pueblo la primitiva muralla. San el Fuerte de Navarra lo reconstruyó y fortificó. Más tarde, Alfonso VIII de Castilla realizó diferentes mejoras. Con el paso de los años, sucesivos monarcas impulsaron otras modificaciones con el objetivo de dotarle de una mayor funcionalidad militar.

Hoy en día, el castillo acoge una exposición dedicada a la historia de la ciudad en la que se combinan piezas originales con una serie de reconstrucciones, grabados, fotografías históricas y soportes multimedia que aportan los datos necesarios para comprender la historia de la ciudad.

Entre estas piezas de diferente tipo, destaca una interesante colección de los cañones que se muestran en el interior de la exposición y en patio del Castillo, e incluso en algunas zonas del monte Urgull.

cañon

El Castillo de la Mota del monte Urgull ha sido declarado Monumento Cultural Calificado en diferentes registros, concretamente Monumento arquitectónico-artístico en 1924, Monumento provincial de interés histórico-artístico en 1964 y Monumento Nacional en 1984.

Se trata de uno de los grandes atractivos de la ciudad, por ello te recomiendo que lo visites cuando vengas a vernos a San Sebastián ¡no te arrepentirás!

Fiestas de San Prudencio en Vitoria-Gasteiz

Fiestas de San Prudencio en Vitoria-Gasteiz

San Prudencio es el patrón del Territorio Histórico de Álava y las fiestas en su honor arrancan el día 27 de abril y lo hacen con la interpretación de las retretas de las tamborradas en la Plaza de la Provincia en Vitoria. La tamborrada nace cuando los soldados de Napoleón transformaron Vitoria en un cuartel y reforzaron su muralla que se cerraba todas las noches a cal y canto. Los mismo ocurría cuando fue construido el recinto fortificado en el siglo XI hasta el XIX cuando se derrumbaron las puertas y las torres que daban paso a las calles gremiales.

Fuera en tiempos del dominio francés, el investigador Joaquín Jiménez sostiene que era lógico que los días de fiesta los pregoneros encargados de avisar del cierre de las murallas, repitieran en aviso varias veces ya que la gente no quería volver a casa. Por ello, muchos se harían los sordos para seguir con la fiesta en la plaza de la Virgen Blanca.

Plaza de la Virgen Blanca

En cuanto a la presencia de atabaleros y trompeteros, son las cortes, primero y las ciudades después las que incorporan estos músicos para abrir y cerrar actos ya desde el siglo XVI. Pero según la documentación, los de Vitoria en 1879 eran clarineros, o sea tocaban los clarines.

En la Tamborrada se dan cita los cocineros y representantes de las sociedades gastronómicas de Álava; van vestidos con amplios delantales y sombreros mientras recorren las calles al son del txistu y el tambor. Lo más típico en estos días es comer revuelto de perretxikos y caracoles.

El día 28 de abril, día de San Prudencio, tiene lugar una romería popular a la basíclica de Armentia para venerar las reliquias del Santo. Una vez terminada la celebración religiosa, en las campas que rodean la basílica, se desarrollan concursos gastronómicos, deporte rural y otras actividades.

El origen de los vascos es más reciente de lo que se creía

Los primeros granjeros que vivieron en la Península Ibérica son los ancestros más cercanos a los vascos modernos, cuyo origen no es tan antiguo como se creía hasta ahora. Se trata de una de las principales conclusiones a las que ha llegado un estudio publicado en PNAS, que también sugiere que los primeros agricultores comparten la misma historia migratoria que los del centro y norte de Europa. A lo largo de unos dos mil años, sus antecesores originarios de Oriente Próximo se mexclaron con los cazadores y recolectores ibéricos locales. Se trata de dos grupos genéticamente muy diferentes que sembraron la base de las poblaciones actuales.

Dicho estudio se basa en la secuenciación genómica de ocho individuos encontrados en el yacimiento de El Portalón de la Cueva Mayor, en la sierra de Atapuerca, y que habitaron la Península Ibérica hace 3.500 y 5.500 años, durante la Edad del Cobre.

Según la investigadora, el resto de poblaciones ibéricas se mexcló con los nuevos habitantes procedentes del norte de África, centro de Asia y este del Cáucaso, mientras que los vascos permanecieron más aislados. Sin embargo, no tanto como se creía hasta ahora ya que su origen se remonta a hace 5.000 años, durante el Neolítico y no hace 10.000 en pleno Mesolítico.

Esto significa que su origen no se localiza en una población local de cazadores y recolectores de hace 10.000 años que se mantuviera aislada hasta hoy, sino en una de granjeros de hace unos 5.500 años.

Descubre la belleza de la Parte Vieja de San Sebastián

Descubre la belleza de la Parte Vieja de San Sebastián

La Parte Vieja de San Sebastián, está situada justo detrás del Ayuntamiento de la capital, entre el puerto de la ciudad y el río Urumea. La parte trasera está flanqueada por el monte Urgull. Esta zona de San Sebastián, estuvo amurallada durante muchos años. hace poco, durante la construcción del parking subterráneo del Boulevard, salieron a relucir fragmentos de esta antigua muralla ya olvidada. Por ello, hubo que adaptar la construcción del parking para no modificar estos restos de la muralla, de manera que en la actualidad es posible verlos dentro de dicho aparcamiento.

En esta zona también podemos encontrar dos de las tres iglesias más importantes de San Sebastián: la igleasia de Santa María y la iglesia de San Vicente. Además, el casco antiguo destaca también por los populares pintxos de sus bares. No es raro ver cada vez más extranjeros que acuden a los bares de la zona revistas y artículos en mano que les indican qué pintxos deben pedir en cada uno de los bares. Su exquisita cocina hace que muchos bares aparezcan en revistas culinarias muy reconocidas dando consejos sobre qué bares visitar y qué pintxos probar.

Una vez hayas llenado la tripa, puedes ir a la Plaza de la Constitución o la Consti, cómo la conoce allí todo el mundo. Antiguamente era una plaza de toros, por ello aún se conservan los números que hay encima de cada una de las ventanas de las viviendas, evidentemente eran los números que representaban los palcos de la plaza. Por último, puedes pasar por el museo de San Telmo, un antiguo convento dominico que data del siglo CVI, actualmente remodelado y que merece la pena ver.

Espero que disfrutes de este pedacito de historia.

la pelota vasca

La pelota vasca, la piel contra la piedra

La pelota vasca es el deporte por excelencia de País Vasco. Se practica de manera tradicional, habiendo sabido guardar la aportación de otras civilizaciones. El mayor mérito de los vascos, ha consistido en adecuar el juego a sus propias características, aportando diferentes modificaciones, creando nuevas modalidades, instalaciones y materiales para este peculiar deporte.

Los primeros documentos conocidos que hacen refrencia a este juego, son algunos textos franceses del siglo XIII que mencionan dos variantes de este deporte: courte paume o palma corta, practicado por la nobleza y el clero; y longue paume o palma larga, practicado por la población en espacios abiertos.

Como norma general, requiere la participación de dos jugadores o dos equipos que, en líneas generales, golpean por turnos una pelota contra un muro denominado “frontis”, hasta que logran un tanto. La cancha en la que se practica se llama “frontón”, existiendo una variante denominada “trinquete”, una cancha cerrada con un tejadillo lateral.

La Federación Internacional de Pelota Vasca distingue entre cuatro modalidades con catorce especialidades oficiales. En dos de ellas, participan las mujeres. Se considera modalidad el tipo de cancha donde se juega, y especialidad lo que se practica en ella. Las oficiales son:

  • Trinquete: se juega a paleta con pelota de goma, a paleta con pelota de cuero, a mano y a xare.
  • Frontón de 36 metros: se juega a pala corta, paleta con pelota de cuero y mano y paleta goma maciza.
  • Frontón de 30 metros: se juega a frontenis y paleta con pelota de goma.
  • Frontón de 54 metros: se juega a cesta punta.

Hay que añadir que además de estas modalidades y especialidades reconocidas, existen otras que se practican de manera local.