Archivo de la categoría: Curiosidades

¿Qué curiosidades te esperan ahí fuera?

Conoce la historia que hay detrás de la barandilla de La Concha

Conoce la historia que hay detrás de la barandilla de La Concha

La barandilla de La Concha se ha transformado en un icono de la ciudad donostiarra. Esta barandilla bordea la Bahía de La Concha de una punta a otra y en pequeños miradores del paseo de Miracoconcha.

En el año 1910, el ayuntamiento de Donostia, aprovechando el apogeo que supuso la llegada de la reina Isabel II a la ciudad, decidió hacer una reforma integral del paso de La Concha. De esta manera, ampliaron la antigua carretera del paso del litoral, la construcción del actual voladizo sobre 96 pilares, la creación del balneario de La Perla y la colocación de dicha barandilla.

Balneario de La Perla
Balneario de La Perla

El encargado de la obra y del diseño de la popular barandilla fue Juan Rafael Alday, ya que el hasta entonces arquitecto municipal, José Goicoa, acababa de jubilarse y Alday se convirtió en sus sutituto. La barandilla fue realizada por “Fundiciones Molinao”, y se fue colocando tramo a tramo por toda la calle de los Baños, actualmente el paso de La Concha, aunque no fue hasta el año 1916 cuando el rey Alfonso XIII lo inauguró de manera oficial. La barandilla anterior, fue trasladada al Paseo de Francia.

Más tarde, en 1999 se procedió a la restauración de dicha barandilla, ya que en algunos tramos presentaba un estado muy deteriorado. Por ello, se desmontaron 127 tramos que conforman el barandillado y se restauraron uno a uno. Una vez reparados todos los problemas de oxidación y roturas, volvieron a anclarse en el mismo lugar.

En 2004, un concurso público adjudicó a la empresa Obenasa de Pamplona la renovación de la famosa barandilla entre el Naútico y la primera rampa de bajada a la playa. Se trataba de 270 metros de barandilla, 66 pilastras, que costó unos 600.000 euros aproximadamente.

¿Aún no tienes tu foto en la barandilla de La Concha? ¡Te esperamos!

El origen de los vascos es más reciente de lo que se creía

Los primeros granjeros que vivieron en la Península Ibérica son los ancestros más cercanos a los vascos modernos, cuyo origen no es tan antiguo como se creía hasta ahora. Se trata de una de las principales conclusiones a las que ha llegado un estudio publicado en PNAS, que también sugiere que los primeros agricultores comparten la misma historia migratoria que los del centro y norte de Europa. A lo largo de unos dos mil años, sus antecesores originarios de Oriente Próximo se mexclaron con los cazadores y recolectores ibéricos locales. Se trata de dos grupos genéticamente muy diferentes que sembraron la base de las poblaciones actuales.

Dicho estudio se basa en la secuenciación genómica de ocho individuos encontrados en el yacimiento de El Portalón de la Cueva Mayor, en la sierra de Atapuerca, y que habitaron la Península Ibérica hace 3.500 y 5.500 años, durante la Edad del Cobre.

Según la investigadora, el resto de poblaciones ibéricas se mexcló con los nuevos habitantes procedentes del norte de África, centro de Asia y este del Cáucaso, mientras que los vascos permanecieron más aislados. Sin embargo, no tanto como se creía hasta ahora ya que su origen se remonta a hace 5.000 años, durante el Neolítico y no hace 10.000 en pleno Mesolítico.

Esto significa que su origen no se localiza en una población local de cazadores y recolectores de hace 10.000 años que se mantuviera aislada hasta hoy, sino en una de granjeros de hace unos 5.500 años.